Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type
products
product

El estrés es una reacción física natural a las cargas físicas o mentales. El desarrollo del estrés tiene causas bioquímicas y biológicas, que analizaremos con más detalle a continuación. Por lo tanto, debe ser evidente que: El estrés como un tal no es ni negativo ni positivo; el estrés debe entenderse fundamentalmente como de valor neutral, porque se trata de estímulos que contribuyen sustancialmente a la interacción humana. Siempre se vuelve difícil cuando las reacciones de adaptación física o mental se perciben subjetivamente como estresantes.

 

El estrés conduce a un mayor estado de alerta del cuerpo, ya que este se prepara para utilizar más el rendimiento, es una respuesta a situaciones peligrosas, Hans Selye acuñó el término en 1936, distinguiendo entre estrés y angustia. Estrés se entiende como una activación necesaria y percibida positivamente del cuerpo, mientras que la angustia es una reacción estresante y perjudicial.

 

Los factores de estrés son causados por diversos estímulos internos y externos. Estos pueden ser factores físicos o psicológicos que normalmente no podemos controlar o distinguir. Los hechos: los factores estresantes son las causas del estrés, pueden desencadenarse y percibirse por diversos aspectos, condiciones ambientales o situaciones. Según Selye, quien es considerado como un médico competente y fundador de la investigación del estrés, independientemente del tipo de factores estresantes, existen reacciones de adaptación en el cuerpo, que se denominan colectivamente como síndrome de adaptación. Esto se puede dividir en tres fases: fase de reacción de alarma, fase de resistencia y fase de agotamiento.

El desarrollo del estrés: entendiendo el síndrome de adaptación.

El patrón de reacción mencionado anteriormente descrito por Hans Selye, debe entenderse como de aplicación general y muestra las reacciones del cuerpo a factores de estrés de mayor duración. Es importante comprender: la acumulación de factores de estrés conduce a un aumento a corto plazo en la resistencia del cuerpo, pero puede causar sufrimiento físico y mental a largo plazo y, en el peor de los casos, también puede conducir a la muerte.

Las tres etapas del llamado síndrome de adaptación general incluyen:

1. Fase de respuesta de alarma.

El cuerpo reacciona a los factores de estrés agudo liberando más de las llamadas hormonas del estrés. Su finalidad es proporcionar las reservas energéticas necesarias. Las hormonas del estrés son sustancias mensajeras bioquímicas que han preparado a los humanos desde tiempos prehistóricos para combatir o escapar del peligro. Se forman en la glándula suprarrenal e incluyen catecolaminas y glucocorticoides.

 

La adrenalina y la noradrenalina, que pertenecen a las catecolaminas, se liberan brevemente. La liberación se desencadena por factores como el ruido, ciertas tensiones psicológicas, el trabajo físico o situaciones similares. Si solo se percibe el estrés por un corto tiempo, la proporción de estas catecolaminas será predominante. Esto explica la mayor resistencia a tales cargas, porque el cuerpo puede recurrir a reservas de energía adicionales para ayudar a dominar la situación. Si, por otro lado, prevalecen las situaciones de estrés a largo plazo, se producirá una mayor liberación de glucocorticoides. Por lo tanto, se liberará adrenocorticotropina (ACTH), lo que conduce a una liberación elevada de cortisol. El cortisol inhibe el sistema inmunológico, desencadena procesos metabólicos degradantes y, al mismo tiempo, tiene un efecto sobre la presión arterial. El pulso y la tensión se elevan, mientras que al mismo tiempo el cortisol conduce a una degradación de las proteínas en los huesos y los músculos, por lo que los aminoácidos se liberan a través de la sangre y son procesados por el hígado. La consecuencia: el nivel de azúcar en la sangre aumenta.

 

Esta es la mejor manera de entender esta reacción: a través de una supresión del sistema inmunológico, especialmente a través de un aumento de la inhibición de la inflamación, el cuerpo cambia a un estado de mayor voluntad de realizar y actividad.

2. Fase de resistencia

La fase de reacción de alarma descrita inicialmente no dura mucho tiempo, y después de un corto tiempo el cuerpo cambiará a la llamada fase de resistencia. Intenta reducir los estímulos originales que inducen el estrés, reducir las hormonas del estrés y, por lo tanto, reducir el nivel de estrés actual. El objetivo es volver a un estado normal.

 

Se liberan somatotropina (STH) y mineralocorticoides, las reacciones inflamatorias aumentan. Esto se puede manifestar a través de úlceras estomacales o aflicciones similares.

3. Fase de agotamiento

La tercera y última fase del “Síndrome de adaptación general” de Hans Selye ilustra el peligro real que representa el estrés prolongado. Los factores involucrados en el desarrollo del estrés deben determinarse con la ayuda de Tratamientos u otras ayudas. De lo contrario, existe un alto riesgo de daños a largo plazo. Cuanto más dura esta fase de activación constante del cuerpo, más probable será acabar sufriendo enfermedades deribadas.

 

Este estado de agotamiento se manifiesta de manera aguda por una disminución de la glándula del timo y las glándulas linfáticas, mientras que las reacciones inflamatorias pueden conducir al desarrollo de úlceras estomacales. Los factores de estrés a largo plazo pueden llevar a daños y discapacidades cognitivas, emocionales u hormonales, así como a aflicciones en el nivel muscular.
Las personas que están expuestas a niveles de estrés aumentados a largo plazo adaptan su mentalidad a este estado de alerta incrementado y son propensas a percibir la realidad de forma distorsionada. Son mucho más irritables, desarrollan ansiedad o muestran un comportamiento agresivo. Su inseguridad conduce a problemas tanto en la vida privada como profesional, que pueden alimentar el problema en un grado aún mayor. La disminución general en el rendimiento significa que a los afectados les resulta cada vez más difícil llevar a cabo sus acciones de manera eficiente y como están acostumbrados. Son fácilmente abrumados por tareas incluso simples.

 

A través del agotamiento persistente, se vuelve cada vez más difícil percibir las fases de recuperación y utilizarlas adecuadamente. El cuerpo y todo el organismo necesitan mucho más tiempo para recuperarse. Esto se debe a los cambios en el nivel vegetativo-hormonal, ya que el cuerpo puede cambiar al modo de alerta mucho más rápidamente debido a la situación de estrés persistente, que también se percibe de manera mucho más intensa.

 

La versión corta: ¿Cómo se desarrolla el estrés?

El estrés ayuda a las personas a reaccionar mejor en ciertas situaciones y a reconocer los peligros que pueden tener consecuencias drásticas. Sin embargo, cuanto más tiempo dure esta condición y cuanto más diversos sean los factores que causan el estrés, más probable será que la persona afectada sufra y será menos probable que se recupere y abandone esta fase. En la sección anterior, hemos descrito esquemáticamente las tres fases del síndrome de adaptación general. Aquí puede volver a ver qué reacciones ocurren en el cuerpo durante el desarrollo del estrés y qué efectos tienen estas reacciones.

 

Las personas que se encuentran regularmente o permanentemente bajo estrés tienen un riesgo significativamente mayor de trastornos psicosomáticos o mentales, así como depresión, trastornos del sueño, enfermedades de la piel o gastrointestinales. Las personas estresadas a menudo sufren de presión arterial alta y enfermedades cardiovasculares. El bienestar se ve así afectado en su totalidad. Una condición que a menudo solo se puede contrarrestar con la ayuda de ciertas terapias, cambios en el comportamiento y medidas similares.