Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type
products
product

¿Qué es la hipertensión?

La presión arterial alta, conocida como “hipertonía” o “hipertensión” en los círculos profesionales, es considerada como una enfermedad generalizada en las sociedades occidentales. Las estimaciones oscilan que unos 14 millones de personas están afectadas de hipertensión solo en España, 4 millones sin diagnosticar. Los signos de esta dolencia suelen ser imperceptibles, ya que la presión arterial fluctúa con diferente intensidad, dependiendo de la situación de estrés. Cuando nos referimos a hipertensión, significa valores de presión arterial elevados durante un período de tiempo prolongado, es decir, cualquier cosa que sea superior a 140/90 mmHg.

Aclaración: La unidad “mmHg” significa “milímetro de mercurio”. La presión arterial sistólica (1er valor, también conocido como “valor alto”) expresa la presión de bombeo con el corazón en reposo. En contraste, con la presión arterial diastólica (segundo valor, también “valor bajo”), se muestra la capacidad mínima del corazón, que existe exactamente cuando el corazón se contrae después del bombeo. Los “valores normales”, que se consideran médicamente inocuos, están dentro del rango de 105 a 120 (sistólica) y 65 a 80 (diastólica) mmHG, respectivamente.

¿Qué pasa en el cuerpo?

La pregunta crucial es: ¿Qué es la presión arterial alta? Con cada latido del corazón, la sangre se bombea hacia los vasos sanguíneos, se genera presión, que empuja la pared del vaso desde el interior. Por un corto tiempo, por ejemplo, en las fases de mayor tensión física, esta fluctuación se considera normal y no requiere ningún tratamiento, como regla general. Sin embargo, si los niveles elevados de presión arterial se pueden medir durante un período de tiempo más largo, varios órganos corren el riesgo de sufrir daños. Las enfermedades secundarias más frecuentes, que son causadas o intensificadas por la presión arterial alta, incluyen las enfermedades del corazón y las arterias coronarias, los riñones, los ojos y el cerebro.

La consecuencia de esto es que se pueden manifestar enfermedades derivadas, como debilidad cardíaca o arritmias, discapacidad visual, mayor probabilidad de un derrame cerebral o una insuficiencia renal crónica.

Los valores más altos de presión arterial alta.

Las fluctuaciones de la presión arterial se deben a numerosos factores, como el estrés físico o mental y los efectos relacionados con las sustancias (cafeína, alcohol y otros factores que también influyen, como por ejemplo, especias picantes). Teniendo en cuenta el dato anterior, se puede ver que los valores normales de presión arterial se encuentran alrededor de “120 a 80” (120/80 mmHg). Si los valores están por debajo de 105 a 65 mmHg, los médicos se refieren a la “hipertonía”. Sin embargo, esto no es una enfermedad, por el contrario, la presión arterial baja protege las arterias coronarias y, por lo tanto, reduce el riesgo de enfermedades cardíacas.

Para evaluar y clasificar mejor la presión arterial alta, se definen varios valores límite. La presión arterial usualmente se mide en la parte superior del brazo o la muñeca. Mostramos a continuación los valores orientativos según la Organización Mundial de la Salud:

ClasificaciónSistólica (mmHg)Diastólica (mmHg)
ptimomenos de 120menos de 80
normal120 a 12980 a 84
alto-normal130 a 13985 a 89
Hipertonía de 1er grado (leve).140 a 15090 a 99
Hipertonía de 2º grado (media-grave).160 a 179100 a 109
Hipertonía de 3er grado (grave).mayor o igual a 180mayor o igual a 110
hipertonía sistólica aisladamayor o igual a 140menos de 90

¿Quién tiene la presión arterial alta?

La pregunta no puede ser respondida con absoluta precisión. A partir de la investigación, se sabe que cualquier persona con antecedentes de hipertensión en familiares cercanos, con frecuencia sufre de presión arterial alta. Además, la presión arterial alta tiene mayor incidencia a medida vamos alcanzando la madurez. Esto se debe al hecho de que, a lo largo de los años, la elasticidad de las paredes de los vasos se reduce. Si se produce hipertonía, sin que se puedan determinar otras enfermedades, se hace referencia a una hipertonía primaria / esencial. Es la forma más frecuente de presión arterial alta y está asociada con factores de riesgo significativos, por ejemplo, una disposición hereditaria (predisposición).

Presión arterial alta: ¿un peligro insidioso?

Sin embargo, los factores que están directamente relacionados con el propio estilo de vida no deben ser subestimados. Los factores que pueden causar o agravar la presión arterial alta son:

  • Sobrepeso (índice de masa corporal superior a 25
  • Falta de ejercicio
  • Síndrome metabólico
  • Estrés
  • Consumo de tabaco de manera habitual
  • Síndrome de apnea del sueño
  • Alto consumo de alcohol
  • Consumo de altas cantidades de sal en las comidas.

Se hace referencia a la hipertonía secundaria si la presión arterial elevada se considera una consecuencia de una enfermedad previa. Uno de cada seis pacientes con presión arterial alta puede clasificarse en estas categorías. Trastornos hormonales, como el embarazo, disfunciones de la tiroides, enfermedades de la corteza suprarrenal y arterias que se estrechan con frecuencia llevan a hipertonía secundaria. Sin embargo, también es posible una relación con el consumo de medicamentos específicos, particularmente con la cortisona y la “píldora”.

Por lo tanto, como generalmente no se percibe como “amenazante”, la presión arterial alta puede tener un fuerte impacto negativo en la vida. Sin embargo, cuando se reconoce en una etapa temprana y se diagnostica con respecto a sus causas, la presión arterial alta se puede tratar con diversos medios y métodos.