Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Filter by Custom Post Type
products
product

El tejido fascial es un componente del tejido conectivo y se conoce coloquialmente como tal. La red de múltiples capas recorre todo el cuerpo y, aunque la fascia individual tiene unos pocos milímetros de grosor, representa unos pocos kilogramos de peso corporal. El tejido conectivo o el tejido fascial es contrario a la suposición generalizada, pero de ninguna manera es una estructura pasiva. ¡Al contrario! La red de tejidos cumple funciones de soporte y conexión, es responsable de los órganos y de numerosos procesos reguladores y metabólicos. Y para que la fascia pueda cumplir estas funciones de manera confiable a largo plazo, ¡debe hacer un entrenamiento regular!
En este artículo, le diremos cómo hacerlo y qué más necesita saber al respecto.

Antecedentes del entrenamiento fascial

Uno de los principales expertos en investigación fascial, el Dr. R. Schleip, encontró en su investigación que el estrés físico desfavorable y el estrés permanente tienen un efecto negativo en la fascia. De hecho, tales efectos psicológicos y fisiológicos pueden endurecer, acortar y unir el tejido. Esto está asociado con la tensión a largo plazo, una flexibilidad reducida y una movilidad limitada de las regiones corporales correspondientes. En particular, la espalda y los músculos de los hombros y el cuello se ven afectados por tales afecciones.
Schleip también encontró que las estructuras son susceptibles al entrenamiento. A través del entrenamiento regular y dirigido de la fascia con los métodos correctos, el tejido conectivo puede mantenerse fuerte durante toda la vida.

El Rodillo de ejercicios es de gran ayuda en el entrenamiento fascial

El entrenamiento de la fascia, por lo tanto, tiene como objetivo prevenir o eliminar las adherencias y el endurecimiento del tejido. Para este propósito, se utiliza un rodillo. Con esta presión que se ejerce sobre el tejido conectivo también estimula la circulación sanguínea. Esto a su vez da como resultado un suministro mejorado de nutrientes de las áreas correspondientes.
Consejo práctico: dado que la fascia fuertemente adherida puede ser muy incómoda durante el entrenamiento de la fascia, se recomienda “agarrar” los ejercicios lentamente. El “dolor” percibido, sin embargo, también apunta a un alto grado de efectividad del entrenamiento y con la liberación de las adherencias, el dolor disminuye significativamente.

Con estos ejercicios la fascia se mantiene en forma.

En las siguientes secciones le presentaremos algunos ejercicios muy buenos para el entrenamiento de la fascia. Ejecutar cada minuto. Tenga en cuenta que, aunque el dolor indica que los nudos se disuelven, tiene que ser soportable, en cualquier caso.
Consejo: Si el entrenamiento de la fascia está pensado como un ejercicio de calentamiento para otra actividad, puede rodar un poco más rápido y no concentrarse tanto en las áreas dolorosas.

Entrenamiento de la fascia para la espalda.

Para entrenar la espalda, coloque el rollo de fascia en el suelo y luego acuéstese sobre él. Rodar hacia atrás y adelante con la espalda. ¡Tenga cuidado de no poner demasiada tensión en la columna vertebral!

Entrenamiento de la fascia para los muslos.

Para mecanizar los muslos laterales, coloque el rollo en el suelo también. Ruede de un lado a otro con su muslo y con la ayuda de sus manos. Asegúrese de mantener la tensión en su cuerpo para no perder el equilibrio.

Ejercicio para los brazos.

Para entrenar los brazos, pellizque el rodillo entre un brazo y una pared. Ahora muévase hacia arriba y hacia abajo.
¿No es lo suficientemente concreto? Haga clic aquí para ver los videos de ejercicios .

Entrenamiento fascial – ¡incluso sin un rodillo puede ser extremadamente eficaz!

No se preocupe si no tiene el rollo de la fascia a mano, el entrenamiento de la fascia se puede llevar a cabo sin ningún tipo de ayuda:

  • Gemelos, tendón de la corva y pies: realice saltos sueltos (de izquierda a derecha, de adelante hacia atrás, una pierna y dos piernas) fuera de la pantorrilla. Se aplica lo siguiente: Cuanto más suave rebote la “bola” del gemelo hacia arriba y hacia abajo, mejor.
  • Hombros y cintura escapular: párese frente a una pared (a unos 50 cm de distancia, mirando hacia la pared) y déjese caer hacia adelante. Deténgase colocando las manos en la pared y empuje hacia atrás.
  • Entrenamiento de la fascia para brazos, hombros, estómago y pecho: siéntese en el suelo y estire las piernas. Las manos se apoyan ligeramente detrás del cuerpo (los dedos apuntan hacia afuera del cuerpo). Empuje las nalgas hacia el techo para que la cabeza, el torso y las piernas estiradas formen una línea oblicua. ¡Mantenga la tensión del cuerpo y no se doble en las articulaciones de los hombros! Inhale y exhale dos veces, luego baje las nalgas de forma controlada. Repítalo diez veces.

Entrenamiento fascial – consejos y conclusión

Hay muchos más ejercicios para el entrenamiento de la fascia y le aconsejamos que lo haga al menos dos veces por semana. No tiene que elegir tantos ejercicios diferentes como sea posible, pero debe abordar cada área del cuerpo con un ejercicio. Evite las actividades de distracción (por ejemplo, mirar televisión) y, en cambio, concéntrese completamente en el entrenamiento de la fascia. ¡Su cuerpo se lo agradecerá!